El topónimo o nombre original de Revilla proviene del diminutivo del sustantivo latino “ripa” o nuestro riba en castellano, ribiera, etc. Ya en la documentación de la Cardeña burgalesa del año 925 se citaba una “Ripiella”. Lo “de Collazos” como anexo localizador probablemente pero venga del también latino “collis”, collina u otero de que se concede el despectivo “azos”, dando una significación total del lugar de los oteros bajos. Collazos se denominaban también a los criados que se unían a la tierra y debían trabajar para el Señor.

Foto Antigua

A mediados del siglo XIV, según el Becerro de Behetrías, Collazos era lugar de behetría de Fernán García Duque y tenía por señores al rey y a esos señores. En los años medios del siglo XIX, poseía la villa casa del ayuntamiento que también se usaba de cárcel, escuela de primeras letras a la que asistían 40 alumnos, contaba con cuatro molinos harineros y uno de aceite de quemas las mujeres trabajaban en lienzo basto y disponía de 65 vecinos. Cerca se levantó en su día el ya despoblado hoy día de Cornaganos, ya un monte entre los siglos XV – XVIII según los actos municipales de Herrera de Pisuerga.

Historia actual

Revilla de Collazos es un lugar con Ayuntamiento propio. Se rige por el sistema de Conceso abierto al tener menos de 100 habitantes. Actualmente tiene 82 habitantes. Su alcalde, Pedro López Franco, de los pocos jóvenes que quedan en la localidad, es un hombre entusiasta y con ganas de trabajar con ilusión por sacar el pueblo adelante.

Plaza

Está a una altitud de 936 metros. Sus construcciones son las típicas de la zona. Casas de planta baja más una altura hechas de adobe, otras tienen la fachada de ladrillo cara vista.

Los pobladores de Revilla de Collazos son en su mayoría jubilados, el resto viven de la agricultura y hay una pequeña panadería que fabrica un exquisito pan artesano. Esta panadería fue fundada por Mariano Diez en el año 1961. Este, poco después, se lo dejo a su hermano Fidel que ha estado al frente de ella hasta el año 1987. A partir de estas fechas han continuado haciendo el pan sus hijas, Isabel y María Jesús. Este pan tiene una peculiaridad especial y es que se come como si fuesen rosquillas. El pan lo reparten por los pueblos de la zona: Revilla, Báscones de Ojeda, Dehesa de Romanos, Olea de Boedo, Sotobañado, Oteros y San Martín del Monte. Si pasáis por Revilla de Collazos aprovechad a degustar del delicoso pan de la panadería Diez. Merece la pena.